Recomendados

Recomendados
 

candibeth morales candibeth morales Author
Title: El Obelisco de Barquisimeto
Author: candibeth morales
Rating 5 of 5 Des:
Nombre: El Obelisco. Año: 1952. Tipo de patrimonio cultural: Tangible/Inmueble. Administrador custodio o responsable: Alcaldía del Muni...

Nombre: El Obelisco.
Año: 1952.
Tipo de patrimonio cultural: Tangible/Inmueble.
Administrador custodio o responsable: Alcaldía del Municipio Iribarren.









Historia
Como regalo a Barquisimeto por su 400 aniversario, el 14 de septiembre de 1952, Marcos Pérez Jiménez inauguraba el obelisco, hoy icono emblemático de la capital de Lara. La estructura desde entonces recibe y despide al visitante de la ciudad, le da la hora desde su gigantesco reloj, y encarama a 75 metros de altura la mirada extasiada de guaros y turistas hacia la bien llamada “ciudad musical del país”.

La construcción de este icono barquisimetano integró el programa del Aniversario por la Identidad Nacional celebrado en esa fecha, para el cual Pérez Jiménez impulsó la construcción de monumentos y obras públicas, entre las que se cuentan el Obelisco. La obra costó 300 000 bolívares y ya había sido anunciada el 24 de junio anterior por un entusiasmado Esteban Agudo Freitez, entonces gobernador de Lara.

El viernes 12 de septiembre de ese año el diario El Impulso informaba de que el imponente obelisco “posee una escalinata, ascensor, rampa de acceso sobre una verde redoma con amplio estacionamiento, avenidas perimetrales y un mirador con acceso a toda la ciudad”.

Dos días después, en una mañana de domingo, una parte de los 100 000 habitantes de Barquisimeto vio pasar la comitiva que acompañó a la Junta de Gobierno integrada por su presidente, el doctor Germán Suárez Flamerich, y los coroneles Marcos Pérez Jiménez y Luis Felipe Llovera Páez en su camino a la inauguración del que se mantiene como el monolito más alto del país.

Desde entonces este centinela de concreto armado y acero le otorga identidad y orgullo al pueblo guaro, así como permanentes tareas de mantenimiento que, con mayor o menor eficiencia, han acometido las autoridades sucesoras de aquellas que homenajearon la ciudad con el monumental obsequio en su cuadrigentésimo cumpleaños.

Descripción
El Obelisco de Barquisimeto es un paralelepípedo de 75 metros de altura, levantado en concreto y acero. Dispone de una rampa de acceso, una escalinata, y un ascensor interior que conduce a un mirador. Años después de su inauguración fue instalado un reloj en el área superior de la estructura. Hasta su replanteamiento en 2015 como Parque Barquisimeto o unidad de “Vitrina urbana”, estaba rodeado por una plazoleta, un parque infantil y una laguna artificial.


Valores patrimoniales
Este monumento en espacio abierto constituye un símbolo de la identidad material de la capital del estado Lara. Los lugareños lo cuidan con celo, demandando la constante atención de las autoridades encargadas de su mantenimiento. Es, además de emblema barquisimetano, eje de una restaurada zona cultural y social para el esparcimiento de residentes y visitantes.
Situación actual

En la actual década la alcaldía de Iribarren lo encendió de luces para las navidades de 2013, cuando también se pintó el monumento y se mejoraron las áreas verdes. Fue apenas el luminoso preámbulo del cambio de paradigma del monolito y la redoma donde se asienta.

En mayo de 2015 el alcalde del municipio Iribarren, Alfredo Ramos, y el presidente del Instituto de la Vivienda de Iribarren, Víctor Lucena, anunciaban la conversión del obelisco en centro del Parque Barquisimeto que se extendería a 41 200 metros cuadrados en la parroquia Juan de Villegas, bajo la visión integral del programa Vitrinas Urbanas, con el que aspiran a convertir la capital larense en una “ciudad ideal”, o Ciudad Abierta, como plantea el ambicioso proyecto urbano.

Tras la fase inicial de los trabajos, el 24 de noviembre de 2015 las mismas autoridades se felicitaban por la concreción de lo prometido: la restauración del ascensor, del reloj, de la losa artística y la incorporación de un cubo a gran escala, el nombre de Barquisimeto sembrado en letras de 8 metros de altura (en las que, incluso, se puede sentar la gente), un museo a cielo abierto, una pista de bicicross y patinajes, un anfiteatro ampliado, gimnasio y parques infantil y canino; además de áreas verdes y ornato. Y una permanente presencia de la policía municipal.

La población respondió con gratitud: “Es el sitio más remodelado de la ciudad, cada alcalde de turno quiere imponer un estilo. En este momento está muy bien cuidado y de acuerdo a la época de Navidad; un sitio para ejercitarse, cuenta con máquinas de ejercicio y parque para niños y para fotografías, con estacionamiento y puesto policial”, escribe en el canal de foros de tripadvisor.com GustavoB, el 21 de diciembre de 2016, entre otras 78 opiniones; mientras que Omar P comentaba “Buen lugar para caminar. La estructura en sí del Obelisco es imponente, es muy grato observarla de cerca y caminar por sus alrededores, la redoma en general ha sido remozada y por lo menos los sábados hay muchas actividades culturales y vigilancia policial, para mí es una buena opción al visitar la ciudad o para pasar un rato diferente”, 7 de noviembre de 2016.

Un equipo del diario El Impulso subía en septiembre de 2015 al mirador (en el ascensor caben hasta 6 personas y está activo los sábados) para dejar constancia de la experiencia: “En las alturas la vista es única, nos da una perspectiva diferente de nuestra ciudad. Solo son tres minutos para vivir una experiencia distinta”.

“Estamos devolviendo a la gente un sitio de encuentro y recreación para la familia”, declaraba para la fecha el entusiasmado alcalde Alfredo Ramos. Quizá no reparó en el hecho, pero con ello se ponía a la altura del enorme regalo que Pérez Jiménez, al doblar el siglo XX, le dio a la ciudad por el cuadrigentésimo aniversario de su fundación, en 1552.

Este 2017 Barquisimeto cumple un número redondo, 465 años. ¿Terminará de cristalizarse la prometida “ciudad ideal”? El próximo 14 de septiembre lo sabremos, mientras crece la expectativa…

Suelen ser regalos dignos de admiración. Y hasta de envidia.

Ubicación
Av. Florencio Jimenez, y Av Libertador, parroquia Juan de Villegas, Barquisimeto.

Cortesia de IAMVenezuela.













Publicar un comentario

 
Top